A Allah le gusta ver a Sus sirvientes felices: 1 de Noviembre de 2010

Sohbets Cortos de Maulana Sheik Nazim

1 de noviembre de 2010

A Allah le gusta ver a Sus sirvientes felices

A’uzubillah himinash shaitan nirrajeem

Bismillah-hir Rahman-nir Raheem

Assalamu’alaikum wrh wbkt

(En este sohbet en que Maulana dio consejo a Sheik Kayyal sobre seis temas concretos. Después de leer el resumen, deberían ver el vídeo, para ver a Maulana mostrando la forma correcta de estar en pie durante la oración. Aunque el vídeo completo dura 13 minutos, sólo tenéis que ver los primeros tres minutos para ver la explicación de Maulana)

1) Estar en pie como un sirviente, ante el Señor, en oración

  • Maulana abordó el tema de cómo deberíamos rezar. Una persona que está en pie frente a Allah tiene que estar centrada, y concentrarse completamente en lo que hace. Mawlana pregunta, ¿cómo se coloca una persona en presencia de un Sultán? ¿Cuál es el protocolo (adab) de estar en presencia del Sultán? ¡Uno tiene que estar en pie con respeto y humildad! Maulana lamentó el hecho de que muchas personas ignoren esto: ignoran la Shariah obligatoria, y se colocan de forma indolente, distraída o perezosa.
  • Según la Escuela Hanafi de Shariah (la que sigue Maulana), deberíamos estar en pie con nuestros pies ligeramente separados, deberían estar separados meramente por la distancia de una mano. Desgraciadamente, algunos hombres están en pie con los pies tan separados, ¡que parece que estén en el baño! ¿Cómo puede uno estar en presencia del Sultán y parecer un perezoso y despreocupado holgazán? Una vez que los pies se han colocado de la forma apropiada, el orante debería estar en pie con la cabeza inclinada humildemente, mostrando una imagen de humildad mientras lleva a cabo la oración.
  • Quien dirige la oración (Imam) también debe asegurarse, en el momento de dirigirla, de que su congregación tiene en cuenta este aspecto, ya que se le va a preguntar en relación a aquéllos que lo siguen.

2) Uno tiene que saber dónde parar, al leer una Surah

  • Maulana le pidió entonces a Sheik Kayyal, que había dirigido las oraciones tan sólo un momento antes, que recitara el verso que había leído durante la oración. Era el último ‘ein de Suran Ali-Imran:

إِنَّ فِى خَلۡقِ ٱلسَّمَـٰوَٲتِ وَٱلۡأَرۡضِ وَٱخۡتِلَـٰفِ ٱلَّيۡلِ وَٱلنَّہَارِ لَأَيَـٰتٍ۬ لِّأُوْلِى ٱلۡأَلۡبَـٰبِ(١٩٠) ٱلَّذِينَ يَذۡكُرُونَ ٱللَّهَ قِيَـٰمً۬ا وَقُعُودً۬ا وَعَلَىٰ جُنُوبِهِمۡ وَيَتَفَڪَّرُونَ فِى خَلۡقِ ٱلسَّمَـٰوَٲتِ وَٱلۡأَرۡضِ رَبَّنَا مَا خَلَقۡتَ هَـٰذَا بَـٰطِلاً۬ سُبۡحَـٰنَكَ فَقِنَا عَذَابَ ٱلنَّارِ(١٩١) رَبَّنَآ إِنَّكَ مَن تُدۡخِلِ ٱلنَّارَ فَقَدۡ أَخۡزَيۡتَهُ ۥ‌ۖ وَمَا لِلظَّـٰلِمِينَ مِنۡ أَنصَارٍ۬(١٩٢)رَّبَّنَآ إِنَّنَا سَمِعۡنَا مُنَادِيً۬ا يُنَادِى لِلۡإِيمَـٰنِ أَنۡ ءَامِنُواْ بِرَبِّكُمۡ فَـَٔامَنَّا‌ۚ رَبَّنَا فَٱغۡفِرۡ لَنَا ذُنُوبَنَا وَڪَفِّرۡ عَنَّا سَيِّـَٔاتِنَا وَتَوَفَّنَا مَعَ ٱلۡأَبۡرَارِ (١٩٣) رَبَّنَا وَءَاتِنَا مَا وَعَدتَّنَا عَلَىٰ رُسُلِكَ وَلَا تُخۡزِنَا يَوۡمَ ٱلۡقِيَـٰمَةِ‌ۗ إِنَّكَ لَا تُخۡلِفُ ٱلۡمِيعَادَ (١٩٤)فَٱسۡتَجَابَ لَهُمۡ رَبُّهُمۡ أَنِّى لَآ أُضِيعُ عَمَلَ عَـٰمِلٍ۬ مِّنكُم مِّن ذَكَرٍ أَوۡ أُنثَىٰ‌ۖ بَعۡضُكُم مِّنۢ بَعۡضٍ۬‌ۖ فَٱلَّذِينَ هَاجَرُواْ وَأُخۡرِجُواْ مِن دِيَـٰرِهِمۡ وَأُوذُواْ فِى سَبِيلِى وَقَـٰتَلُواْ وَقُتِلُواْ لَأُكَفِّرَنَّ عَنۡہُمۡ سَيِّـَٔاتِہِمۡ وَلَأُدۡخِلَنَّهُمۡ جَنَّـٰتٍ۬ تَجۡرِى مِن تَحۡتِہَا ٱلۡأَنۡهَـٰرُ ثَوَابً۬ا مِّنۡ عِندِ ٱللَّهِ‌ۗ وَٱللَّهُ عِندَهُ ۥ حُسۡنُ ٱلثَّوَابِ (١٩٥) لَا يَغُرَّنَّكَ تَقَلُّبُ ٱلَّذِينَ كَفَرُواْ فِى ٱلۡبِلَـٰدِ (١٩٦)مَتَـٰعٌ۬ قَلِيلٌ۬ ثُمَّ مَأۡوَٮٰهُمۡ جَهَنَّمُ‌ۚ وَبِئۡسَ ٱلۡمِهَادُ (١٩٧) لَـٰكِنِ ٱلَّذِينَ ٱتَّقَوۡاْ رَبَّهُمۡ لَهُمۡ جَنَّـٰتٌ۬ تَجۡرِى مِن تَحۡتِہَا ٱلۡأَنۡهَـٰرُ خَـٰلِدِينَ فِيہَا نُزُلاً۬ مِّنۡ عِندِ ٱللَّهِ‌ۗ وَمَا عِندَ ٱللَّهِ خَيۡرٌ۬ لِّلۡأَبۡرَارِ (١٩٨) وَإِنَّ مِنۡ أَهۡلِ ٱلۡڪِتَـٰبِ لَمَن يُؤۡمِنُ بِٱللَّهِ وَمَآ أُنزِلَ إِلَيۡكُمۡ وَمَآ أُنزِلَ إِلَيۡہِمۡ خَـٰشِعِينَ لِلَّهِ لَا يَشۡتَرُونَ بِـَٔايَـٰتِ ٱللَّهِ ثَمَنً۬ا قَلِيلاً‌ۗ أُوْلَـٰٓٮِٕكَ لَهُمۡ أَجۡرُهُمۡ عِندَ رَبِّهِمۡ‌ۗ إِنَّ ٱللَّهَ سَرِيعُ ٱلۡحِسَابِ (١٩٩) يَـٰٓأَيُّهَا ٱلَّذِينَ ءَامَنُواْ ٱصۡبِرُواْ وَصَابِرُواْ وَرَابِطُواْ وَٱتَّقُواْ ٱللَّهَ لَعَلَّكُمۡ تُفۡلِحُونَ

¡Mirad! en la creación de los cielos y de la tierra, y en la alternancia entre la Noche y el Día,- allí hay en efecto Señales para los hombres de entendimiento.- (190) Hombres que cantan las alabanzas de Allah de pie, sentados y tendidos sobre sus costados, y contemplan las (maravillas de la) creación en los cielos y en la tierra (con el pensamiento): “¡Señor nuestro! ¡Tú no has creado (todo) esto sin motivo! ¡Gloria a Ti! Sálvanos del castigo del Fuego. (191) “¡Señor nuestro! a quien Tú llevas al Fuego Verdaderamente lo cubres con vergüenza, ¡y los malhechores nunca encontrarán quien les ayude!. (192) “¡Señor nuestro! hemos oído la llamada de uno que (nos) llamaba a la fe diciendo, ‘Creed en el Señor’, y hemos creído. ¡Señor nuestro! perdónanos nuestros pecados, borra de nosotros nuestras iniquidades, y lleva hacia Ti nuestras almas en compañía de los rectos. (193) “¡Señor nuestro! Concédenos de aquello que nos prometiste mediante Tus Mensajeros, y sálvanos de la vergüenza en el Día del Juicio, porque Tú nunca rompes Tu promesa”. (194) Y su Señor lo aceptó de ellos, y les respondió: “Nunca consentiré que se pierda el esfuerzo de ninguno de vosotros, sea hombre o mujer: os pertenecéis los unos a los otros; y los que han abandonado sus hogares, y han sido expulsados de allí, y han sufrido daño en Mi causa, y han luchado y han sido asesinados,- verdaderamente voy a borrar de ellos sus iniquidades, y los haré entrar en Jardines con ríos que fluyen a sus pies;- una recompensa de la presencia de Allah, y de Su presencia es la mejor de las recompensas”. (195) Que el pavoneo de los Incrédulos por la tierra no os engañe: (196) El disfrute es muy pequeño, su morada última es el Infierno: ¡qué lecho tan malo (para tenderse)! (197) Por otro lado, para aquellos que temen a su Señor, hay Jardines con ríos que fluyen a sus pies: allí morarán por siempre entre regalos,- de la presencia de Allah; y lo que está en la presencia de Allah es la mejor (bendición) para los justos. (198) Y existen, ciertamente, entre las gentes del Libro, aquellos que creen en Allah, en lo que te ha sido revelado, y en lo que se les ha revelado a ellos, y se inclinan en humildad hacia Allah: ¡éstos no venderán las señales de Allah a cambio de una miserable ganancia! Para ellos hay una recompensa con su Señor, y Allah es rápido en llevar las cuentas. (199) ¡Oh vosotros que creéis! perseverad en paciencia y constancia: rivalizad en tal perseverancia; fortaleceos los unos a los otros; y temed a Allah; para que podáis prosperar. (100) (Surah Ali-Imran 3:190-200)

  • Sheik Kayyal había parado de leer en el Verso 193, y Maulana le preguntó el motivo por el que lo había hecho. Maulana dijo que a muchos Imams les gustaba detenerse en ese punto, pero que esto era incorrecto, ya que deberían continuar leyendo hasta llegar al Verso siguiente, Verso 194, “¡Señor nuestro! Concédenos de aquello que nos prometiste mediante Tus Mensajeros, y sálvanos de la vergüenza en el Día del Juicio, porque Tú nunca rompes Tu promesa”. ¡Este es un Verso sublime, que contiene una Promesa de Allah! Así que leedlo y no lo dejéis fuera, es una dua muy poderosa, ¡la recompensa por recitarlo es siete veces la de toda la adoración realizada en este mundo! Omitiéndola, se está privando a sí mismo y a su congregación (jamat) de esa bendita recompensa -¡qué gran pérdida por detenerse (waqaf) en el lugar incorrecto durante la recitación del Quran en la oración!

3) Leer Surahs cortos y leerlos rápidamente cuando se dirigen las oraciones

  • Maulana explicó entonces al Sheik que, durante la recitación de la Surah Al-Fatihah, el Imam debe unir los versos (wasal), y leer la Surah bastante rápido. A los Imams Wahhabi les gusta leer todas las frases separadamente (sin unirlas), haciendo que la lectura sea lenta y laboriosa, con lo que lleva mucho tiempo completar la Surah. Esta no es la forma de Ahli Sunnah wal Jema’ah. ¡El Profeta (saw) nunca recitó la Fatihah de forma cansada, extensa, como están haciendo algunos prominentes Imams de hoy en día!
  • No hemos de ir detrás ciegamente, hemos de asegurarnos de lo que estamos haciendo, y tenemos que tener claro por qué estamos realizando nuestra adoración de una forma en concreto, ya que seremos alzados con aquellos a quienes sigamos/imitemos. Al Profeta (saw) le gusta que su Nación sea gente con certeza, no gente que va a tientas en la oscuridad, imitando ciegamente a gente famosa (aunque ignorante).

4) Los hombres tienen que llevar barba, es una Sunnah importante

  • Maulana hizo un comentario sobre un hombre que estaba en la habitación, quien no llevaba barba. “Dadle a todo y a todos sus derechos”, exclamó, “¿por qué no le das a tu barba su derecho?” Allah ha ordenado que la barba sirva como adorno del rostro de los hombres creyentes, es su derecho que se le permita hacerlo, así que ¿por qué algunos creyentes le niegan a la barba su derecho a existir?
  • Todo hombre joven debe dejarse crecer la barba, ¡no es una cuestión que pueda tomarse a broma o a la ligera! Lo que es halal y lo que es haram, está claro. Del mismo modo, lo que es verdad y lo que es falso también está claro como el cristal.

5) ¡Allah ríe, y a Él le gusta que Sus sirvientes rían también!

  • Maulana le preguntó entonces a Sheik Kayyal, “¿Ríe Allah?” “Sí”, respondió Sheik Kayyal. “¿Llora Allah?”, continuó Maulana. “No”, dijo Sehik Kayyal.
  • Maulana explicó que, en efecto, Allah ríe, y Él no llora, ya que el llanto es un signo de debilidad, un signo de incapacidad por no tener los medios –es el atributo de un sirviente, no del Señor. ¿Cómo puede llorar Allah? ¡Él es el Que Obliga, el Que Otorga, el Que Da, el Que Somete, el Honorable, el Omnipotente, el Dominante, el Todopoderoso!
  • Maulana aconsejó a Sheik Kayyal que aprendiera de memoria los Hadices que se refieren a Allah riendo, de forma que pudiera clarificar esta cuestión a otros. Del mismos modo que ríe Allah, nosotros (los humanos) también reímos. En un hadiz, Rasulullah (saw) dice, “Aquel que imita a los de una Comunidad, es de ellos”, así que debemos imitar la educación y comportamiento divinas, para estar con Él. Rasulullah (saw) dijo, “Hemos de intentar tener las maneras del Señor”. Allah está contento/complacido cuando ve a Sus sirvientes reír. Así que no lloréis: reír, y haced reír a otros.

Un creyente feliz

6) El objetivo de todos estos consejos

  • Maulana dijo que estaba corrigiendo los errores de los que tenía a su alrededor, ya que quería que ellos completaran sus viajes siendo perfectos. Hasta los sabios, que pueden llevar las cargas de sus seguidores como un camello, pueden descuidar algunos aspectos, y siempre necesitan consejo y recordatorios. Si hay algún aspecto que corregir, hemos de hacerlo.
  • Maulana finalizó informando a los asistentes de que los Santos Budala le habían enviado a Sheik Kayyal para que lo aconsejara, ya que Sheik Kayyal puede comprender el lenguaje de Maulana, pero no el lenguaje de los Budalas.

Fatihah

Comentario

  • Rasulullah (saw) dijo, “Me siento como se sienta un sirviente, camino como camina un sirviente, y como tal como come un sirviente”. La forma de comportarse de un sirviente tiene que estar en nosotros en todo momento de nuestras vidas, especialmente cuando estemos en pie en adoración frente a Dios Todopoderoso. DémosLe nuestro más alto respeto, y él nos salvará. (…)
  • El último ‘ein de Surah Ali-Imran se suele leer en el momento de tahajjud, tal como es la práctica de Rasulullah (saw). Contiene poderosas duas, y es una Sunnah recitarlo cuando uno se levanta para la oraciones de tahajjud.
  • Es importante que los Imams lean sus Suraths rápidamente, y acortar las oraciones (leyendo Suraths cortos), ya que puede haber personas en la congregación que tengan prisa, estén enfermas, sean mayores, estén dando de mamar, etc., por lo que el Imam debe ser considerado y no debe prolongar las oraciones. Rasulullah (saw) dijo, “Si alguno de vosotros dirige a la gente en oración, debe acortarla, porque entre ellos hay gente débil, enfermos y ancianos; y cuando alguien de entre vosotros reza estando solo, entonces puede prolongar (la oración) tanto como quiera”. Un hombre vino y dijo, “¡O Apóstol de Allah! No voy a la oración de la mañana porque tal-y-tal (el Imam) la prolonga demasiado”. El Apóstol de Allah se puso furioso, nunca lo habían visto tan furioso como estaba en ese día. El Profeta dijo, “¡O gentes! Algunos de vosotros hacen que a los otros les disguste la oración, así que quien se convierta en Imam, debe acortar la oración, ya que tras él están débiles, ancianos y necesitados”. El Profeta solía rezar un oración corta (en congregación), pero la ofrecía de una manera perfecta.
  • Al instruirnos para que riamos, Maulana se refiere a que debemos ser tranquilos, joviales y desenfadados al interactuar con la gente, para que la gente nos encuentre accesibles y amorosos. Debemos mezclarnos con la gente de este modo, ya que una aproximación sombría, ceñuda y agresiva apartará a la gente y la expulsará del camino. Sin embargo, esto no quiere decir que contemos chistes y nos partamos de risa en el suelo durante los Sohbets: debemos comportarnos con dignidad y decoro. Y como el llanto es una característica de los sirvientes, deberíamos hacerlo durante nuestros momentos en soledad con Allah, en la alfombra de oración durante las oraciones de tahajjud, donde Le suplicamos una travesía segura para nosotros y nuestros seres queridos. Las oraciones vertidas en arrepentimiento y remordimiento apagan el Fuego de Jahannam, tal como fue mostrado en un Hadiz donde Rasulullah (saw) vio a Sayyidina Jibrail (as) apagando los Fuegos del Infierno con un recipiente de agua, y cuando se le pregunto qué agua era, Sayyidina Jibrail (as) dijo, “Estas son las lágrimas de tu Ummah, ya Habibi”.
  • Reíd cuando estéis con la creación (la gente), y llorad cuando estéis a solas con el Creador. Allah dice, “Nunca voy a unir dos temores en un hombre. Si realmente Me teme en dunia, nunca me va a temer en akherat, pero si él no Me teme en dunia, ciertamente Me va a temer en akherat”.

وَأَنَّهُ ۥ هُوَ أَضۡحَكَ وَأَبۡكَىٰ

Él es el que Concede la Risa y las Lágrimas (Surah An-Najm 53:43)

Voy a concluir citando un hadis relativo a Allah riendo. En un hadiz narrado por Ibn Majah, el Profeta Muhammad (saw) dijo, “Ciertamente nuestro Señor ríe ante la desesperación que sienten Sus sirvientes, ¡cuando Su Ayuda está tan cerca!” así que Laqit bin Saburah dijo “O Mensajero de Allah –que mi madre y mi padre sean dados como tu rescate- ¿ríe nuestro Señor?” El Profeta respondió, “¡Sí!” Laqit dijo, “En tal caso, ¡nunca perderemos la esperanza de recibir cosas buenas, de un Señor que ríe!”

Alhamdulillah, por la gracia de Allah, los resúmenes SufiHub ahora poco a poco van siendo traducidos al español por voluntarios dedicados. Que Allah les bendiga en abundancia!


This entry was posted in Suhbah @es. Bookmark the permalink.